Introducción

La Canon EOS M10 es la cámara compacta sin espejo (EVIL) inspirada en las cámaras réflex digitales EOS que presento Canon en el otoño del 2015. Canon parece dispuesta a completar su gama de cámaras sin espejo, dejando la EOS M3 para los fotógrafos más avanzados y pensando en un público mucho más amplio con esta EOS M10.

Este modelo tiene un sensor APS-C CMOS de de 18 megapíxeles, un procesador DIGIC 6, una interfaz en la pantalla táctil, sistema de AF híbrido CMOS de 49 puntos AF II, en modo vídeo resolución completa de 1080p HD, sensibilidad de ISO 100 a 25.600, un monitor LCD de 7,5 cm (3″) y de 1.040.000 puntos que se abate hasta 180 grados, integrada funcionalidad Wi-Fi y conectividad NFC, 4,6 ips en ráfaga, formato de imagen RAW, y flash incorporado emergente.

Especificaciones EOS-M10

Facilidad de uso

Mis impresiones generales sobre la cámara Canon EOS M10 son muy positivas, a pesar de estar construida totalmente de plástico y ser una de las cámaras compactas más pequeñas del mercado, la EOS M10 es bastante sólida. Sus dimensiones son 108 x 66,6 x 35 mm y un peso es de 301 g.

Se puede adquirir solo el cuerpo EOS M10 o en conjunto con el objetivo zoom EF-M 15-45mm f/3.5-6.3 IS STM. Está disponible en los colores negro y blanco y su acabado es ligeramente rugoso antideslizante recordando el tacto de las réflex de nivel profesional, aunque la EOS M10 no tiene una empuñadora como tal, lo que dificulta su uso con objetivos más grandes y pesados.

Sensor – CMOS APS-C de 18 Mpíxeles

La EOS M10 tiene un sensor CMOS APS-C de 18 megapíxeles, con elección de capturar las imágenes sin procesar en 14 bits o en JPEG, así como la posibilidad de una combinación de ambas formatos. Al elegir la opción RAW, se pierde la capacidad de aplicar automáticamente los efectos de filtro digitales de la cámara.

Pantalla LCD – táctil de 3″ y 1.040Kpuntos

No tiene visor y todo lo haremos a través de su pantalla LCD en la parte posterior se inclina hasta 180 grados, aunque no se puede inclinar hacia abajo o girar hacia un lado. Esta pantalla LCD tiene un tamaño de 3″ y cuenta con una alta resolución de 1.040K puntos sRGB. Por otra parte se trata de una pantalla táctil para realizar los controles básicos de la cámara.

Al abatir la pantalla a su posición máxima de 180 grados hacia arriba, la cámara se configura automáticamente en modo de autorretrato (“selfies“) facilitando en gran medida este tipo de fotos.

Objetivos intercambiables EF-M y EF

La gama de ópticas EOS M tampoco es demasiado amplia, así que se agradece cualquier nueva incorporación como es el nuevo zoom 15-45 mm f3.5-6.3 EF-M IS STM. La Canon M10 tiene a su favor que se trata de una cámara EOS. Esto significa que se puede utilizar cualquiera de los más de 70 objetivos EF y accesorios de este fabricante. Eso sí, con la ayuda de un anillo adaptador que puede dar una apariencia final pesada del conjunto anillo-objetivo, además del coste adicional que supone.

El zoom de 15-45 mm es muy interesante por su tamaño reducido y peso realmente ligero. El sistema retráctil de este objetivo, como ocurre siempre, se debe desplegar antes de disparar (un aviso en pantalla nos lo recuerda), y eso puede hacernos perder alguna foto. Está dotado de estabilizador de imagen y motor de enfoque por pasos bastante rápido y silencioso. En la posición máxima de angular equivale a 24 mm que es una gran noticia. Sin embargo, nos llama la atención su poca luminosidad de f/6.3 en la posición tele equivalente a 72 mm y la sensación de debilidad que da su bayoneta de plástico.

Procesador DIGIC 6

También comparte con las réflex digitales EOS el procesador DIGIC 6 que le proporciona la capacidad de procesado a la EOS M10, e incorpora un sistema de limpieza del sensor que se lleva a cabo automáticamente al apagar la cámara.

Flash incorporado

También tiene un flash pop-up integrado en el cuerpo de la EOS M10, aunque no tiene zapata para flash externo como en la EOS M3. El flash incorporado de la EOS M10 es muy útil, pero no debemos olvidar que sólo tiene un número guía muy débil de 5 y un tiempo de recarga de 3 segundos.

Diseño y ergonomía

En el frontal de la cámara encontramos centrada la montura central EF-M donde se montan los objetivos y también encontramos la lámpara de ayuda AF que se encuentra arriba a la derecha, y justo debajo el botón de liberación del objetivo.

En la parte superior derecha se encuentra el botón disparador que está rodeado por el único disco de control. Al lado y a su derecha se encuentra el pequeño botón de grabación de vídeo. Como era de esperar, se pueden seleccionar varias calidades de vídeo, que van desde el Full HD de 1920x1080 píxeles a un máximo de 30 fotogramas por segundo, el estándar de la industria a 25 fps y también a 24 fps, y luego la opción cinematográfica con una resolución de 1280x720 píxeles a 50 fps. La opción de resolución de vídeo más baja es el estándar de 640x480 píxeles, y una vez más a 25 fps.

Además de los botones comentados, en la parte superior solo encontramos el dial de modo de disparo que rodea el pequeño botón de Encendido/Apagado. En lugar de poner muchos ajustes en este dial de modo de disparo, Canon ha incorporado los esenciales. Solo hay tres configuraciones; dos para imágenes fijas, y la tercera para vídeo. Las dos para fotografía son, en primer lugar, para la de escena automática inteligente que es el predeterminado (apuntar y disparar). El segundo ajuste del dial corresponde a los controles manuales y es donde se ocultan los modos programa, prioridad de obturador, prioridad de abertura y la opción manual.

En la parte superior, tiene dos pequeños agujeros redondeados que son para el micrófono estéreo.

Pulsando el botón ‘Q Set’ en el centro de la almohadilla en la parte posterior de la cámara y mediante las opciones de la pantalla táctil se puede elegir el método AF, ya sea reconocimiento cara/seguimiento de sujeto, multi-zona o punto de AF simple. También la calidad de imagen y el nivel de compresión así como las opciones de flash, aunque éstas se limitan a flash automático, flash de relleno, o apagado.

La siguiente selección en misma barra de herramientas de la parte inferior de la pantalla son los siete filtros creativos, entre los que se encuentran el grano, enfoque suave, efecto ojo de pez, pintura de agua, lomo, etc.

Es sólo después de jugar con la cámara por un momento que se hace evidente que un toque del dedo del ‘CA’ icono de modo en la parte superior izquierda de la pantalla LCD muestra una cornucopia oculto de otros modos de disparo.

La selección de estilo de imagen comprende Auto, Estándar, retratos, paisajes, neutro, fiel, monocromo, además de otros tres adicionales definidos por el usuario. La nitidez, el contraste, la saturación y el tono de color se pueden ajustar de forma individual para cada uno de ellos. El balance de blancos y el modo de medición se pueden seleccionar manualmente siempre que este en uno de los modos P, Av, Tv, M. Las opciones de medición comprenden la evaluativa, medición parcial, la medición puntual, y ponderada en el centro.

Al pulsar el botón de encendido, la cámara tarda en torno a dos segundos en estar lista. Cuando apretamos el botón del obturador, la EOS M10 solo necesita medio segundo.

En la parte posterior, a la derecha de la pantalla y bajo tenemos el disco de control multi-direccional que haciéndolo oscilar tenemos la compensación de exposición, flash, información y las opciones de bloqueo de AE. En el centro se encuentra el botón ‘Q.Set’ para aplicar los diversos cambios en el manejo de la cámara, y para explorar las opciones que ofrece.

Conectividad

La Wi-Fi que incorpora la EOS M10 permite compartir imágenes durante la reproducción mediante el botón dedicado en el lateral de la cámara. Hay cinco iconos para seleccionar la conexión de la EOS M10, a otra cámara, a un teléfono inteligente, a un ordenador, a una impresora o a Internet. El programa de instalación es relativamente sencillo para cada uno de los escenarios, aunque se necesita un conocimiento básico de estos protocolos. Ten en cuenta que es necesario instalar la aplicación gratuita Canon EOS CameraWindow para conectar la M10 a un dispositivo iOS o Android.

Mediante la aplicación Canon CameraWindow y con la Wi-Fi de la EOS M10 se pueden etiquetar las imágenes con datos GPS registrados por el teléfono inteligente (latitud, longitud, altitud y hora de disparo), sustituyendo a los sistemas GPS convencionales que incorporan otras cámaras. La EOS M10 también cuenta con la tecnología NFC (Near Field Communication) (la misma tecnología que se utiliza para los pagar con los móviles), que le permite conectarse con un simple toque a otro dispositivo habilitado o a otra cámara compatible con NFC.

En el lado izquierdo de la EOS M10, nos encontramos con una salida AV / USB y una puerto HDMI. Justo encima encontramos un interruptor para forzar el disparo del flash incorporado, y debajo esta la ranura para la tarjeta de memoria.

Calidad de imagen

Canon ha integrado un sensor CMOS de 18 Mpíxeles efectivos, que combinado con el procesador DIGIC 6 ofrece buenos resultados teniendo en cuenta el segmento de usuarios de esta cámara. Es evidente que la EOS M3 está por delante con su sensor APS-C de 24 Mpíxeles. La calidad s resiente sobre todo en escenas poco iluminadas, donde el ruido aparece trabajando en sensibilidades en torno a 3.200 ISO. Sin embargo, si la escena está bien iluminada, la EOS M10 consigue imágenes nítidas, con un amplio rango dinámico y colores muy naturales, incluso en escenas con alto contraste.

Canon ha incluido la opción de disparar imágenes RAW, una función que ya esta muy extendida y que ya encontramos hasta en teléfonos móviles. Las imágenes RAW de la Canon EOS M10 tiene un tamaño de unos 25 Mb, mientras que los archivos JPEG están en torno a los 5-6 Mb.

Precio y rivales

El cuerpo de al Canon EOS M10 está disponible por unos 275 € y por 390 € con el nuevo objetivo EF-M 15-45mm f/3.5-6.3 IS STM incluido (precios con IVA incluido).
Sus rivales son la Fujifilm X-A2 , la OM-D E-M10 Mark II y la Sony A5000, entre otras.

Canon está esforzándose por recuperar el tiempo perdido y remediar los errores cometidos con los primeros modelos de la serie M, pero todavía tiene espacio de mejora para alcanzar a firmas como Olympus o Sony que lideran este segmento de cámaras.

Aunque se aprecia que Canon esta poco tiempo en el segmento de cámaras sin espejo de objetivos intercambiables, con esta cámara EOS M10 ha conseguido una propuesta interesante para aficionados que buscan un equipo competente, aunque no excesivamente potente. Su precio, sobre 390 € con el objetivo 15-45mm, es uno de sus atractivos. Aunque no es la cámara más económica de características similares, ofrece una buena relación coste/prestaciones.

Blas Marco

Fotógrafo y Webmaster, Blasfotografia

Pin It on Pinterest