No estoy hablando de las copias de seguridad de tus fotos, me refiero a un tema completamente diferente, estoy hablando de las copias de seguridad de tu base de datos donde están organizadas y donde se guardan tus ediciones, lo que conocemos como catálogo de Lightroom.

El catálogo de Lightroom es un archivo físico que se almacena en el ordenador. Al crear un catálogo, también crearas una carpeta para este catálogo. El nombre de la carpeta es el mismo que el nombre del catálogo, sin la denominación “catálogo”. Por ejemplo, si denominas la carpeta “Fotos de naturaleza”, el archivo de catálogo se denominará “Fotos de naturaleza.lrcat”. Al añadir las fotografías al catálogo, Lightroom crea un archivo de caché de previsualización, que en este caso se denominara, “Previsualizaciones Fotos de naturaleza.lrdata” y lo introduce en la carpeta con el catálogo.

Si quieres saber dónde se guarda, puedes encontrarlo yendo a la Configuración del catálogo, que encontrarás en la pestaña Lightroom del menú si es un Mac o en la pestaña del menú Editar si es un PC. A continuación, selecciona Ajustes de catálogo y en la pestaña Generales puedes consultar su ubicación, indicándote la ruta dónde se encuentra el catálogo. Incluso hay un botón Mostrar que te mostrara la carpeta dónde se encuentra el catálogo.

¿Qué contiene un catálogo?

Un catálogo es una base de datos que almacena un registro de cada fotografía. Este registro contiene tres fragmentos de información importantes de cada fotografía:

  1. Una referencia a la ubicación de la fotografía en tu sistema.
  2. Instrucciones sobre cómo deseas procesar la fotografía.
  3. Metadatos, como las clasificaciones y palabras clave, que aplica a las fotografías para ayudarte a buscarlas y organizarlas.

Al importar las fotografías en Lightroom, se crea un vínculo entre la propia fotografía y el registro de la fotografía en el catálogo. A continuación, los trabajos realizados en la fotografía, como añadir palabras clave o eliminar los ojos rojos, se almacenan en el registro de la fotografía en el catálogo como metadatos adicionales.

Cuando tengas preparada la fotografía para compartirla en otros entornos diferentes de Lightroom como para subirla a Facebook, imprimirla o proyectarla como una diapositiva, Lightroom aplicará los cambios guardados en los metadatos previamente, que son como instrucciones de los ajustes de la fotografía, en una copia de la fotografía de manera que todos los usuarios puedan ver los resultados.

Lightroom nunca cambia las fotografías originales capturadas con la cámara. De manera que la edición en Lightroom no es destructiva. Puedes volver en todo momento a la fotografía original tal como estaba antes de editarla.

Características interesantes de los catálogos

Los catálogos son multiplataforma. El mismo catálogo funcionará perfectamente tanto en un PC como en un Mac. Puedes buscar el catálogo como hemos indicado arriba, y moverlo entre plataformas funcionando de igual manera en ambas.

También puedes abrir o importar un catálogo de una versión anterior de Lightroom, incluida una versión beta, a una versión más reciente de Lightroom. Al hacerlo, Lightroom lo actualiza y el nuevo catálogo actualizado contendrá todos los metadatos asociados al catálogo y las fotografías anteriores.

Puede ser muy interesante que almacenes tu catálogo en una unidad externa, sobre todo si utilizas varios equipos y quieres compartirlo entre ellos. Si trabajas con un portátil y con un sobremesa, siempre puedes almacenar tu catálogo en una unidad externa y conectar esa unidad al equipo que vayas a utilizar. A continuación, cuando lo conectes a un nuevo equipo, haz doble clic en el catálogo para volver a abrirlo. Ahora bien, ten en cuenta que necesitaras una unidad rápida para hacerlo. Si usas tu vieja unidad USB 2.0, entonces no esperes gran velocidad.

Si utilizas varios catálogos, puedes decirle a Lightroom cuál de ellos se debe abrir automáticamente. Si tienes varios catálogos, Lightroom te permitirá configurar cuál se abre automáticamente. Simplemente ves a Preferencias que encontraras en el menú Lightroom si se trata de un Mac o en el menú Editar si es un PC y a continuación, bajo la pestaña General, en la sección Catálogo por defecto, hay un menú desplegable que te permite elegir exactamente qué catálogo deseas abrir al iniciar Lightroom.

Copia de seguridad del catálogo de Lightroom

Como veremos, las copias de seguridad de tus catálogos son realmente importantes.

Un día, al iniciar Lightroom como siempre, puedes encontrarte con un mensaje de advertencia diciendo que tu catálogo está dañado. O lo que es peor, puede que aparezca una ventana de diálogo que diga “Este catálogo no se pudo abrir debido a un error inesperado” y en este caso, tus opciones serán:

  1. Probar abriéndolo de nuevo, aunque es improbable que de repente funcione, sin duda vale la pena intentarlo.
  2. Salir y empezar a sollozar y maldecir, o
  3. Elegir un catálogo diferente porque el actual está corrupto (por cierto, solo sera posible si has tenido la precaución de hacer copias de seguridad del catálogo).

Espero que nunca te encuentres en una situación como esta, aunque la ventana de aviso te da la opción de con un botón en el que puedes hacer clic para dejar que Lightroom “Repare el Catalogo” y por supuesto, pulsas ese botón y con ansiedad esperas hasta ver si Lightroom por si mismo puede arreglar el problema. Si lo hace, puedes respirar profundamente y dar un gran suspiro de alivio. Si no puede repararlo, solo te queda buscar la copia mas reciente de tu catálogo.

Afortunadamente encontrarse con un catálogo corrupto es bastante raro, pero sucede, y os aseguro que me ha sucedido. Por supuesto, espero que nunca te enfrentes a ninguno de estos mensajes espeluznantes.

¿Y ahora qué?

Si no has podido recuperar el catálogo, ahora sería el momento de utilizar tu copia de seguridad del catálogo más reciente; simplemente arrastra el catálogo dañado a la papelera (su nombre de archivo tiene la extensión .lrcat) y mueve la copia de seguridad más reciente del catálogo a la carpeta donde normalmente almacenas tu catálogo de Lightroom. Inicia ese catálogo y lo primero que debes haces es realizar una copia de seguridad y a correr.

Por eso es tan importante que hagas copias de seguridad periódicas de tus catálogos. Para que todo volverá a funcionar porque has tenido la precaución de tener una copia de seguridad reciente.

Sin embargo, si no tienes una copia de seguridad, habrás perdido todo tu trabajo de años, todas tus ediciones, la organización de las imágenes, todas tus calificaciones por estrellas, banderas de selección, libros de fotos que has creado, colecciones…, es decir, todo, y estarás obligado a empezar desde cero con Lightroom. No quisiera que eso te suceda, y para evitarlo la solución es fácil, todo lo que tienes que hacer es no ignorar el cuadro de diálogo que aparece periódicamente al salir de Lightroom y seleccionar realizar la copia de seguridad.

Cuando aparezca este cuadro de diálogo (aparecerá cuando salgas de Lightroom o cierres tu catálogo actual), tendrás la opción de hacer la Copia de seguridad, que te recomiendo encarecidamente, o Saltar esta vez (sólo haz clic en Saltar si sabes que tienes una versión reciente de tu catálogo como apoyo). También es importante entender lo que significan las opciones que permite programar cuando realizarlas. Significan lo siguiente:

Si eliges “Una vez al mes, al salir de Lightroom“, significa que, si tu catálogo se daña, al recuperar la copia de seguridad perderás como máximo TODOS los cambios que realizaste en el último mes. Volverás a la situación que tu catálogo tenía hace un mes. Eso supone un montón de ediciones tiradas por el desagüe, pero al menos no tienes que empezar de nuevo desde cero.

Si eliges “Una vez a la semana, al salir de Lightroom“, significa que si tu catálogo se daña y tienes que utilizar tu copia de seguridad, perderás como máximo una semana de ediciones. Supone una pequeña o gran pérdida, dependiendo de la frecuencia con la que edites y organices tus imágenes en Lightroom durante esa semana.

Yo elegiría “Una vez al día, al salir de Lightroom” si utilizas Lightroom todos los días. Si tu catálogo se corrompe, y necesitas recuperar tu última copia de seguridad, sólo perderás las cosas que hiciste ayer.

IMPORTANTE: Si eliges el método de copia de seguridad diaria, tendrás un montón de copias de seguridad acumuladas y ocupando un gran espacio innecesario. Cualquier copia más antigua que algunos días no la necesitarás porque tienes una copia de seguridad diaria y puesta al día, así que debes ir borrando los respaldos anticuados.

Estas copias de seguridad se guardarán en tu ordenador en una carpeta denominada “Backups” que se encuentra en la misma carpeta en la que esta tu catálogo de Lightroom.

Personalmente realizo las copias de seguridad de mis catálogos semanalmente al salir de Lightroom. Ahora bien, la frecuencia con la que tu decidas hacer las copias dependerá del uso más o menos intensivo que hagas de tus catálogos, de lo que valores tu trabajo y de tu percepción personal del riesgo que estés dispuesto a correr.

Confío en que el artículo de hoy te aliente a elegir algún tipo de calendario para hacer las copias de seguridad de tus catálogos para que, si algo sale mal, no tengas que empezar desde cero.

Blas Marco

Fotógrafo y Webmaster, Blas Fotografía

Pin It on Pinterest