La luz es la base de nuestras fotografías y sin luz no podemos crearlas. El triángulo de exposición nos da los conceptos de los tres parámetros que intervienen en la exposición y como se interrelacionan entre sí.

La luz es captada por el sensor de nuestra cámara y convertida en imagen, después de atravesar el objetivo, tal vez algún filtro, el estrechamiento del diafragma y se topa con el obturador que tan sólo le permite pasar al sensor durante una fracción de segundo: esta es la aventura de la luz al viajar por el interior de nuestra cámara.

Ajustando los valores de estas tres variables, abertura de diafragma, velocidad de obturación y sensibilidad ISO, conseguiremos controlar tanto la luz que llega al sensor como la sensibilidad de éste. No es suficiente con ajustarlos para obtener la exposición correcta, porque tanto diafragma, como obturador y el ISO afectan a la imagen no sólo en términos de exposición, sino también en profundidad de campo (diafragma), trepidación (obturador) y ruido (ISO).

En modo de exposición automática, la cámara seleccionará la configuración de estos tres parámetros por ti, para conseguir una exposición adecuada pero no tendrás el control de cada uno de ellos. Una vez que te sientas cómodo disparando de esa manera, te recomiendo que pases a los modos semiautomáticos, como son la prioridad de abertura (Av) y la prioridad de obturador (Tv) o incluso al modo totalmente manual (M). Estos modos requieren un poco más de práctica, pero te permiten ajustarlos individualmente en función de las necesidades de cada escena, proporcionándote gran libertad creativa dando rienda suelta a la imaginación y eso lo es todo en la fotografía.

Antes de empezar a tomar decisiones acerca de como ajustar la exposición, debes tener una sólida comprensión de todos los factores que intervienen en la misma. La exposición es con lo que medimos de la cantidad de luz que dejamos llegar al sensor de nuestra cámara digital cada vez que pulsamos el botón del disparador. La exposición no es un simple valor dependiente de la combinación de tres parámetros; abertura, velocidad de obturación y el ISO; es mucho más complejo porque además de regular la exposición, cada uno de estos tres parámetros produce otras consecuencias colaterales en la imagen que cuando son deseadas y potenciadas nos dan creatividad en las fotografías. La relación entre estos tres números es muy importante y es lo que describe el triángulo de la exposición.

Antes de entrar en profundidad en la importante discusión de cómo estos tres números interactúan entre sí, es bueno recordar brevemente sus definiciones:

Abertura

Abertura de diafragma es la abertura que fijamos en el centro del objetivo para permitir que pase un determinado caudal de luz a través de las ópticas y alcance el sensor cuando se abra el obturador. Utilizamos números f como una medida del tamaño de esta abertura. Ejemplos f/2,8 o f/22.

Velocidad de obturación

Todas las cámaras tienen un obturador que se abre y se cierra cuando se pulsa el disparador. El periodo de tiempo que permanece abierto el obturador, expone el sensor digital a la luz y ese tiempo es lo que llamamos velocidad de obturación. Las velocidades de obturación mas usadas se expresan en fracciones de segundo. Ejemplos 1/1000 o 1/125.

ISO

El ISO es la medida de la sensibilidad del sensor digital de la cámara a la luz. Se expresa como un número, como ISO 400, y cuanto mayor sea el número, mayor será la sensibilidad. Cuando en una cámara se selecciona un valor ISO más sensible, el sensor es capaz de capturar más luz en un tiempo determinado.

Exposición correcta

Normalmente tratamos de crear imágenes que representen lo que vemos con nuestros ojos de la manera lo más precisa posible. Las cámaras digitales tienen menor rango dinámico que nuestros ojos (no pueden capturar la misma gama de niveles de brillo que el ojo humano), pero nuestro propósito es crear la mejor aproximación sin perder demasiados detalles en las partes claras y oscuras de la imagen. Aunque siempre habrá diferencias de criterio en lo que cada fotógrafo considera como la exposición “correcta”, al igual que con otras “reglas” de la fotografía, aquí también hay un poco de margen para aplicar tu propio estilo. Simplemente es una elección personal, aunque se aprecia claramente cuando una imagen esta mal expuesta.

En la siguiente fotografía se muestra en las franjas de la izquierda y de la derecha exposiciones claramente incorrectas y en el centro, lo que es una exposición correcta según mi criterio y estilo personal. 3_exposiciones En la zona de la derecha, perdemos una gran cantidad de información en las sombras porque por la subexposición el sensor asigna el negro a todos los tonos mas oscuros. Esa información de todos los tonos oscuros se pierde  y no será posible recuperada en la post-producción. En la zona izquierda perdemos una gran parte de la información de la imagen confundiendo los tomos más brillantes con el blanco. Tampoco podremos recuperarlos porque todos esos tonos están registrados como blanco.

Definición de paso de exposición

Este es un término que vamos a utilizar mucho en el resto de este artículo y en el que se basa toda la técnica de la exposición fotográfica.

Un paso es una diferencia en la exposición de doble o mitad. Un paso es equivalente a un cambio de cualquiera de los tres parámetros, abertura, velocidad de obturación o de ISO, que se traduzca en el doble o mitad de luz que llega al sensor de la cámara.

Por ejemplo,

  • Si hablamos de la disminución del número f en un paso, este incremento de la abertura del diafragma significa que está permitiendo que pase el doble que la luz a través de él respecto a su ajuste anterior.
  • Si hablamos de disminuir la velocidad de obturación en un paso, la nueva velocidad de obturación está permitiendo que llegue el doble de luz al sensor porque estamos duplicando el tiempo de exposición. Así que la diferencia entre 1/1000 de segundo y 1/500 de segundo es un paso.
  • Si hablamos de la disminución de nuestra ISO en un paso, la nueva ISO será la mitad de sensible a la luz que la anterior.

Si en lugar de disminuir, aumentamos en un paso cualquiera de los tres parámetros, los resultados serán a la inversa. Si aumentamos en un paso, estamos simplemente reduciendo a la mitad la cantidad de luz en la exposición.

Si alguien nos comenta: “mi foto está un paso subexpuesta”. Lo que esta queriendo decir es que la exposición correcta requiere el doble de luz. Para ello, puedes cambiar la abertura, la velocidad de obturación o la ISO en un paso con el fin de lograr este objetivo, o puedes utilizar una combinación de los tres cuyo resultado final sea el de un paso. La relación entre los tres parámetros de la exposición es lo que vamos a discutir en el triángulo de exposición.

También encontraremos que se habla de la exposición en términos de los valores EV. Este es un término relativo que tiene en cuenta la velocidad de obturación y la abertura. 1 EV simplemente significa un paso mas. -2 EV significaría menos dos pasos. Técnicamente 0 EV es una exposición de 1 s a f/1,0 aunque es mas frecuente utilizar relativamente, como en 3 EV o -1 EV que significan 3 pasos o -1 paso.

El triángulo de exposición

Bien, ahora que tenemos todas nuestras definiciones, vamos a llegar al meollo del asunto. Cada uno de los tres ajustes controla la exposición de una manera diferente. La velocidad de obturación controla simplemente el tiempo; cuanto más tiempo se mantiene abierto el obturador, más luz llega al sensor y más brillante será la imagen. La abertura es un parámetro referido a una superficie; cuanto mayor sea la abertura, mayor sera el área del agujero del diafragma en el interior del objetivo y por lo tanto mayor será la cantidad de luz que pase a través de él. El ISO es un poco más difícil de imaginar, pero cuanto mayor sea la sensibilidad, más luz se registra en un momento determinado en el sensor.

Dado que medimos nuestros tres ajustes en pasos, son intercambiables entre si, y este es el concepto clave. Si tenemos una combinación de los tres valores que dan lugar a una exposición perfecta, pero nos decidimos a modificar uno de ellos en un paso, si queremos mantener la misma exposición total tenemos que compensarlo modificando uno o una combinación de los otros dos parámetros, ajustando en un paso en dirección opuesta.

Supongamos que tenemos una exposición de f/2,8, 1/500, ISO400. Queremos conseguir una velocidad de obturación más rápida por lo que duplicaremos la velocidad de obturación a 1/1000 (duplicando la velocidad de obturación reduciremos a la mitad la luz que llega al sensor porque este estará expuesto a la luz durante la mitad del tiempo). Esto es equivalente a una disminución de un paso en nuestra exposición. Lo que tenemos que hacer ahora para compensar este paso es aumentar nuestros otros parámetros, ISO y/o abertura, en un paso para compensar la disminución de un paso de la velocidad de obturación. Podemos hacerlo de varias maneras; ya sea mediante el aumento del ISO en un paso con ISO 800, o aumentando nuestra abertura en un paso a f/2, o podríamos hacer alguna combinación de los dos parámetros, porque las cámaras nos permiten realizar ajustes en incrementos de 1/3 de paso. Tal vez un aumento de 2/3 de paso en ISO y un aumento de 1/3 de paso en la abertura. Mientras que el aumento sume un paso en conjunto, se va a equilibrar la disminución de un paso de la velocidad de obturación y nuestra exposición total para la escena seguirá siendo exactamente las misma.

La exposición será la misma a f/4 durante 1/4 de segundo a ISO 100, que a f/5,4 durante 1/2 de segundo a ISO 100 o que a f/5,4 durante 1/4 de segundo a ISO 200. Pero los efectos en cuanto a profundidad de campo, trepidación y ruido, no serán los mismos.

Una vez que se entiende el concepto de equilibrio, la exposición fotográfica de repente deja de ser un enigma y un tema tabú.

La práctica nos perfecciona

No es necesario pasar del modo automático a exposición manual directamente. La realidad es que algunos fotógrafos profesionales no usan siempre el modo manual, pero si que es muy importante saber cómo usarlo en esos momentos en que es absolutamente necesario. En la mayoría de los casos se dispara en modo de prioridad abertura o prioridad velocidad en función de si es la velocidad de obturación o la profundidad de campo nuestra prioridad. La verdad es que es una cuestión de práctica, con el tiempo la técnica de la exposición se convertirá en una rutina y la ajustas rápidamente sin ni siquiera quitar la vista del visor.

El concepto del triangulo de exposición nos ayuda a comprender la exposición con sencillez. ¿Necesitas reducir un poco la profundidad de campo? Tres clics hacia abajo en la rueda de abertura significa que tengo que ir tres clics sobre los otras parámetros del triangulo. Tal vez decida dos clics en la rueda de velocidad de obturación y uno en la ISO. O tal vez voy a hacer los tres clics en la rueda del ISO. Mientras lo compense con otro parámetro del triángulo, estaré manteniendo mi exposición.

Usamos cookies para proporcionarle la mejor experiencia en sus interacciones con nuestra web. Usted acepta el uso de cookies en su dispositivo al continuar usando nuestra web o al hacer clic en Acepto.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita una web, se puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente mediante cookies. Aquí puede controlar sus servicios personales de cookies.

Estas cookies son necesarias para que esta web funcione y no se pueden desactivar.

En esta web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Aceptar todos los servicios

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest