Tus primeras 10.000 fotografías serán tus peores fotografías. Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo eje. La fotografía es para mí el impulso espontáneo de una atención visual perpetua, que capta el instante y su eternidad. El dibujo, por su grafología, elabora lo que nuestra conciencia ha captado en ese instante. La foto es una acción inmediata, el dibujo, una meditación.

La fotografía es el reconocimiento simultáneo, en una fracción de segundo, de la importancia de un acontecimiento, así como una precisa organización de las formas que da a ese acontecimiento su expresión apropiada.

No me interesa la fotografía sino la vida.

Para poder observar, hay que ser discreto y pasar inadvertido: No olvidemos que los pescadores no agitan las aguas en las que pescan.

  • Nació: 22 de agosto de 1908, Chanteloup-en-Brie, Sena y Marne, París, Francia.
  • Murió: 3 de agosto de 2004,  Montjustin, al suroeste de Francia.
Henri Cartier-Bresson

Henri Cartier-Bresson fue un fotógrafo francés considerado por muchos el padre del fotorreportaje. Persiguió siempre el atrapar el instante decisivo, buscándolo mediante “imágenes a hurtadillas”. Se trataba, pues, según sus propias palabras, de poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo momento en el que se desarrolla el clímax de una acción.

Pertenecía a una familia de la alta burguesía que le inculcó el gusto por el Arte. Sus padres estaban interesados por la pintura, y por eso le dieron formación en el Lycée Condorcet de París. En 1931 después de una larga enfermedad, se interesó por la fotografía.

Su primera exposición la inauguró en 1932 en la Galería Julien Levy de Nueva York, además ese mismo año publicó también su primer reportaje en la revista Vu.

En 1933 consigio su primera Leica, con la que conseguía fotografiar al sujeto de una forma discreta sin distraerlo.

“Fui a Marsella. Una pequeña renta me permitía costearme los gastos, y trabajé con entusiasmo. Acababa de descubrir la Leica. Se transformó en la extensión de mis ojos y nunca me he separado de ella desde que la hallé. Merodeaba por las calles todo el día, tenso y preparado para brincar, resuelto a ‘atrapar’ la vida, a preservar la vida en el acto de vivir. Ante todo, ansiaba apresar en los confines de una sola fotografía toda la esencia de alguna situación que estuviera desarrollándose delante de mis ojos.”

En 1937 empezó a trabajar para varias revistas y periódicos como reportero gráfico.

Fue llamado a filas en 1940, para la Unidad de cine y fotografía del ejército francés, durante la II Guerra Mundial permaneción detenido por los alemanes durante 35 meses. Al tercer intento escapó de la prisión de Wuttemberg dirigiéndose a París, donce se unió a la Resistencia en 1943. Organizó la filmación y fotografió la Ocupación y la Liberación de París.

En 1945 dirigió, para la oficina de información bélica de Estado Unidos, el documental Le Retour. Volvió a Estados Unidos en 1946, donde conoció y fotografió a numerosos escritores y artistas como William Faulkner, Alfred Stieglitz o Saul Steinberg. Destacar como anécdota que en ese año asistió a la exposición que el MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) le había organizado después de creerle muerto en la guerra.

En 1947 junto a Capa, Saymour y Rodger fundaron la Agencia Mágnum y durante veinte años se recorrió todo el mundo siendo considerado uno de los reporteros más importantes de su época. Cartier documentó actos tan importantes como el funeral de Gandhi, la Guerra Civil en China, entre otros…

Su primer libro fue publicado en 1952 titulado Images à la Sauvette.

En 1955, por invitación expresa del Museo de Louvre de París, fue el primer fotógrafo que expuso su obra allí.

Abandonó Mágnum en 1966 volviendo al dibujo y la pintura, aunque siguió con la fotografía.

Gracias a las exposiciones del Centro Internacional de Fotografía a partir del 1979 sus imágenes han recorrido todo el mundo. Algunas de sus colecciones son:

  • The Decisive Moment (1952),
  • The World of Henri Cartier-Bresson (1968)
  • Henri Cartier-Bresson (1980)
  • Henri Cartier-Bresson: The Early Work publicado por Peter Glassi en Nueva York (1987)

Hablando de su técnica jamás recortó los negativos ni modificó el encuadre. Fue un fotógrafo que supo componer con rigor, observando los gestos, la superposición de elementos y disparaba en el justo instante en que todos los elementos confluían en conjunto significativo, lo que él definió como el momento decisivo.

A lo largo de su carrera, tuvo la oportunidad de retratar a personajes como Pablo Picasso, Henri Matisse, Marie Curie, Édith Piaf, Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara. También cubrió importantes eventos, como la muerte de Gandhi, la Guerra Civil Española, donde filmó el documental sobre el bando republicano “Victorie de la vie”, la SGM, en la que estuvo en la Unidad de Cine y Fotografía del ejército galo o la entrada triunfal de Mao Zedong a Pekín. Cartier Bresson fue el primer periodista occidental que pudo visitar la Unión Soviética tras la muerte de Stalin.

Junto a su esposa, la también fotógrafa Martine Frank, creó en el año 2000 una fundación encargada de reunir sus mejores obras, situada en el barrio parisino de Montparnasse.

En 2003, Heinz Bütler dirigió la película suiza Henri Cartier Bresson Biographie eines Blicks, documental biográfico interpretado por el propio Cartier-Bresson además de Isabelle Huppert, entre otros.

Para algunos, Cartier Bresson es una figura mítica en la fotografía del siglo XX. Uno de sus mejores biógrafos (Pierre Assouline) lo apelaría como «el ojo del siglo».

En el año 1982 recibió el Premio internacional de la fundación Hasselblad.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest