El portafolio fotográfico ha demostrado ser una herramienta muy útil para darse visibilidad y como ayuda en la comercialización del trabajo fotográfico. Su potencia comunicadora está en poder mostrar en unos minutos una selección ordenada de los mejores trabajos y fotografías clasificadas en sus diferentes categorías.

Hoy en día no es discutible; todo profesional o aficionado a la fotografía debe tener su portafolio porque será su tarjeta de presentación para galerías de arte, potenciales clientes, otros colegas y público en general. Observa y estudia los portafolios de los grandes maestros de la fotografía y en especial de los que contienen temas similares al que quieres incluir en tu portafolio.

Los portafolios fotográficos pueden ser digitales o físicos según el soporte elegido. Los portafolios digitales dan más juego porque pueden presentarse con más flexibilidad en varios soportes, como son en una web, en un USB o en DVD, pudiendo visualizarse en tabletas, ordenadores y otros medios digitales de reproducción. Muy diferentes son los portafolios físicos clásicos menos flexibles porque usamos papel fotográfico de gran formato normalmente impreso y ordenado en carpetas, sin embargo tienen muchas ventajas a su favor como que transmiten mucha profesionalidad y producen un gran impacto visual y estético, muestran los trabajos a mayor tamaño e incluso te permite dejarlo al cliente para que lo revise tranquilamente.

Cada tipo de portafolio tiene sus ventajas e inconvenientes, sus medios de visualización, sus momentos y situaciones donde son adecuados; te recomiendo que crees ambos tipos y que mantengas coherencia de contenido y estética entre los dos.

Observaciones generales

Planifica cuidadosamente el portafolio teniendo en cuenta tus puntos fuertes, cuál es la disciplina fotográfica que quieres incluir, que mensaje quieres transmitir y a qué tipo de clientes va dirigido. Decide si estas cómodo en fotografía de naturaleza, moda, social, artística, productos, arquitectura…

Hay muchos y muy buenos fotógrafos buscando su hueco, si decides por ejemplo que tu mundo es la naturaleza, busca un estilo que te permita ser tú mismo y que tenga tú sello personal, un hilo conductor que te de ese estilo personal característico, aplicándolo a lo largo de todo tú portafolio y reforzando el mensaje.

Cuida la estética, el orden, la ortografía, el tamaño y en definitiva la calidad, que tu personalidad y estilo quede de manifiesto en todo momento. Si no lo tienes aún, crea tu propio logo y/o firma, vale la pena dedícale tiempo y esfuerzo, será tu bandera. También puede ayudarte el tener un slogan, por ejemplo “Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña, nosotros luchamos por inmortalizarlo”.

Por supuesto huye del anonimato, diseña tu nombre con un texto grande y crea tu marca personal e incluye tus datos de contacto para facilitar que los clientes y espectadores en general, sepan cómo, donde y cuando contactarte. Además de poner tus datos de contacto bien visibles, un perfil resumido ayudara a que conozcan tu experiencia y cómo eres.

Debes ser muy cuidadoso al seleccionar las fotografías, un buen comienzo es pensar en las que más te gustan y las que más han gustado a los demás. Pero se crítico porque a mi familia le gustan todas mis fotos. Busca referencias reales y si son de otros profesionales, mucho mejor.

Separa las fotografías seleccionadas y hazles un último retoque para conseguir homogeneidad en su aspecto y un resultado de alta calidad. La puesta en escena y la presentación de las fotografías es fundamental en la reacción del público. Una mala presentación que no haga justicia a unas buenas fotografías, dará un mal resultado final. Escoge cuidadosamente como realzar las fotografías entre las diferentes maneras de presentarlas; si les pones recuadro, que color de fondo prefieres…

El orden de las fotos es otro de los factores clave. Decide si las colocaras cronológicamente para dar un mensaje cronológico o prefieres crear una sensación determinada. Para la imagen de portada, intenta seleccionar una foto impactante que capte la esencia de la colección. Causa un buen efecto inicial, la primera foto siempre es la más importante, si tienes una foto por la que se te reconoce, colócala en primer lugar dándole el protagonismo que merece, pero si aún no la tienes, selecciona la mejor o la que pienses que más llamará la atención del espectador. Pero cuidado, no descuides el resto, el portafolio debe ser constante en su calidad y mantener el mensaje hasta el final.

Todas las fotografías de tu portafolio tienen que contar algo, conoce su historia y prepárate para dar algún detalle de cada una de ellas: para qué cliente eran, como y donde la hiciste, qué efecto buscabas, sugiere qué uso comercial se le puede dar… Con el diálogo, surge la posibilidad de sacar impresiones del que mira el portafolio y redirigir la presentación. Es una buena idea poner título y una pequeña descripción a cada una de las fotografías, así como la fecha y lugar donde se hicieron.

El diseño es importante, intenta unificar y mantenerlo en todo el portafolio. Si decides poner margen a las fotos, mantén siempre el mismo, selecciona un buen fondo que no quite el protagonismo a las fotos y mantenlo en todo el portafolio. Si haces hojas con composiciones, procura que no queden abigarradas y permitan detenerse en cada una de las fotografías.

Un gran final también es importante, intenta poner una foto que te dé pie a continuar con la reunión mientras el portafolio queda abierto sobre la mesa.

Usa fotografías desde varios puntos de vista y con diferentes temas para mostrar el rango de tus habilidades y talentos. Te recomiendo que incluyas un mínimo de 10 fotografía y un máximo de 25 a 30 fotos; los espectadores deben ver una muestra suficiente de tu trabajo, pero no seas excesivo.

El portafolio debe estar vivo. Aprende de las reacciones de los espectadores y clientes para ir modificándolo y mejóralo actualizándolo con cada nuevo trabajo. Pero ten mucho cuidado de que no pierda su sentido como colección, si piensas que puede suceder, mejor inicia un nuevo portafolio.

Para conseguir modelos que posen para las fotos de tu portafolio, contrata modelos principiantes sin costo en las agencias de modelos a cambio de copias gratis de sus fotos. Esto te dará la oportunidad de tener a alguien que pose para tus fotos y poder incluirlas en el portafolio.

Portafolio digital

Ten en cuenta que tu portafolio online debe poderse consultar desde dispositivos como ordenadores, tabletas, proyectarlos e incluso desde teléfonos móviles. También prepara una copia protegida en formato pdf para visualizarlo en cualquier tipo de dispositivo y sistema operativo, así como para enviarlo o dejárselo a un potencial cliente para que lo revise con calma.

En el artículo Parte 2: ¿Listo para convertirte en fotógrafo profesional?, encontraras muchas recomendaciones y soluciones a los retos que se plantean para crear un portafolio online, como dónde registrar tu dominio, como seleccionar nombres de dominio y comprobar si están libres, mejores plataformas y plugins para fotografía, servicios de alojamiento recomendados, etc. Te recomiendo su lectura para profundizar en todos los puntos que se requieren a continuación:

  • Debes elegir y registrar un dominio, que no es más que el enlace web de tu portafolio, y que una vez creado podrás enlazarlo a tu sitio web.
  • Selecciona que plataforma soportara el sitio del portafolio. En mi caso uso WordPres.
  • Selecciona una plantilla para el portafolio. Silo prefieres puedes diseñar una propia.
  • Alternativamente puedes inscríbete en el servicio online de portafolios fotográficos, seleccionando el que consideres más adecuado para tus necesidades. Entre los mejores que conozco están:
    • Carbonmade es un portafolio online, con varios temas donde elegir y con una política de precios con una cuota mensual en función de los proyectos creados.
    • Viewbook es un proveedor de alojamiento que ofrece un sistema para crear webs de fotografía. El pago se realiza mediante una cuota mensual y aplica un precio especial si es anual.
    • Flickr – Comparte y conecta con la comunidad Flickr. Descubre millones de fotografías increíbles, e inspírate con las actualizaciones diarias de los fotógrafos que sigues. Únete a la comunidad de fotografía más grande del mundo, descubre millones de fotografías increíbles y comparte las tuyas.
    • Domestika – es la comunidad de la Clase Creativa donde puedes aprender con los mejores profesionales y formar parte de la mayor comunidad para creativos en español.
    • Krop – para crear portafolios online en minutos con los temas web totalmente personalizables que proporcionan gran flexibilidad. Esta plataforma es buscada por las mejores compañías.
    • SmugMug -Para desarrollar sitios web con portafolios de fotos personales o profesionales. Con docenas de diseños que se pueden personalizar y con muchas galerías adaptables a cualquier necesidad.
    • FigDig – es una plataforma que te permite crear portafolios online gratuitamente.
    • Virb – dedica menos tiempo a la gestión y más tiempo para hacer, simplificando todos los aspectos del desarrollo de tu sitio web para que puedas compartir su trabajo con facilidad y volver a trabajar en lo que te gusta.
    • 1x.com – puedes crear tus galerías, exponer tus trabajos y venderlos.
    • Behance – es un sitio online donde creadores, diseñadores y fotógrafos pueden mostrar sus trabajos.
    • Tumblr – te permite crear portafolios con distintos formatos y filtrarlos por categorías facilitando el acceso a los potenciales compradores.
    • Bluekea – es ideal para desarrollar sitios web para fotógrafos, pudiendo elegir entre cuidados diseños e incluyendo el alojamiento. Hay tres planes, el de prueba que es gratuito, aunque limita el número de páginas y no permite la venta de fotos, el profesional y el premium que difieren principalmente en el volumen de información.

Es importante que aparezca tu nombre profesional completo, de manera escueta y sencilla, sin que vaya asociado a ninguna otra página. Rellena el Sobre mí de una manera atractiva y directa. Es muy importante incluir en sitio relevante tu correo electrónico y un teléfono de contacto, para facilitar al público solicitar presupuestos o realizar consultas.

Por último sube las imágenes seleccionadas y configura de forma atractiva su presentación. Piensa que tu porfolio siempre es mejorable pero hazlo periódicamente, por ejemplo cada seis meses. Escuchar todas las críticas y recomendaciones, y aplica las que consideres interesantes.

Plantéate la posibilidad de ofrecerlo en otros idiomas según tu público objetivo. La primera elección suele ser el inglés para llegar al mayor público posible.

Dale protagonismo y promociona el portafolio a través de las redes sociales, mediante email y en cualquier ocasión que se presente.

Algo que siempre olvidamos, realizar copias de seguridad periódicamente. Este punto es muy importante porque evita que ante un fallo o ataque, nos quedemos sin portafolios y tengamos que empezar desde el principio.

Portafolio clásico

Antes de comprar la carpeta que contendrá el portafolio, haz pruebas imprimiendo algunas fotos a diferentes tamaños para decidir cuál es el que mejor se adapta a tus fotografías.

Ten en cuenta que el portafolio debes moverlo, por lo que debes evitar carpetas excesivamente grandes y pesadas. Si es muy grande, al abrirlo tendrá el doble de su tamaño y será difícil de manejar. Una buena calidad de la carpeta dará una buena impresión y debe ser acorde con la calidad del contenido. Si además admite hojas intercambiables, te permitirá ir actualizando tu portafolio con los nuevos trabajos que realices o sustituir algunas fotos según el tipo de cliente.

Puedes adquirir la carpeta en tiendas de fotografía, de bellas artes o en la empresa especializada siguiente que os recomiendo:

  • Pinazangaro – Empresa especializada en sistemas para la presentación de obras de arte y documentos de diseño, libros, carteras, carpetas, cajas y accesorios relacionados para la presentación y almacenamiento de obras de arte y documentos. Aporta soluciones que harán que tu trabajo destaque entre los demás.

Otra opción interesante es crear un portafolio mediante plataformas como:

  • Blurb – donde puedes encargar el portafolio en formato libro, con diferentes calidades y tamaños, obteniendo acabados muy profesionales y diseñando el contenido utilizando sus herramientas de composición y creación. Otra ventaja adicional es que también te permite crear el portafolio en formato digital.

Unifica el diseño para que su apariencia sea coherente con el contenido y para todo el portafolio. El portafolio debe incluir de 10 a 25-30 fotos y utiliza un papel de calidad, con como mínimo 200g/m2 de grosor y de tamaño DIN A4 o A3.

Separa las imágenes por temas, adjunta las características técnicas de las fotos y elabora un índice con el listado de las fotos y una hoja de miniaturas de las fotografías incluidas.

Prepara una copia del portafolio en un archivo pdf, incluyendo más fotografías por si el cliente o entrevistador quisiera saber más sobre tu trabajo.

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest