Tomar fotografías se ha convertido en una necesidad y no quiero olvidarlo por nada.

  • Nació el 27 de mayo de 1923 en Graz, Austria.
  • Murió el 30 de enero de 2002 en Nueva York, Estados Unidos.
Inge Morath

página web de Inge Morath

Inge Morath fue una fotógrafa de origen austriaco nacionalizada estadounidense cuyas fotografías son el producto de un sentido de la historia, del entendimiento de las diferencias entre las personas, de su capacidad para comprender la variedad de tradiciones artísticas de cada lugar del mundo y, por encima de todo, el toque de surrealismo en sus fotografías. Este toque elevo su trabajo del mero reportaje revelando lo misterioso de lo común y cotidiano. Pero hay un hilo más profundo en su obra, que son sus proyectos más grandes, como el de España, Oriente Medio, Rusia o China, donde durante varios años, documentó el choque entre la tradición y la modernidad.

Sus padres eran científicos y trabajaron en diferentes laboratorios y universidades europeas, por lo que la familia tuvo que desplazarse con frecuencia durante su infancia.

Estudió en Alemania y Francia, y se licenció en lenguas románicas por la Universidad de Berlín en 1944.

Su primer encuentro con el arte de vanguardia fue la célebre exposición titulada Entartete Kunst (Arte degenerado) por el partido nazi en 1937, diseñada para provocar el rechazo popular al arte contemporáneo. “Encontré muchas de esas pinturas emocionantes, y me enamoré del “Caballo azul” de Franz Marc”, escribiría Inge más adelante, añadiendo que “sólo se permitían comentarios negativos sobre las obras, y así empezó un largo período de guardar silencio y esconder los propios pensamientos”.

Durante sus estudios de filología, aprendió a hablar fluidamente en francés, inglés y rumano, además de alemán, lo que le permitió trabajar como traductora para el United States Information Service durante la posguerra.

Su primer trabajo en prensa fue para agencias alemanas (Heute) y austriacas para acabar como editora de la recién fundada agencia Magnum escribiendo los textos de su amigo el fotógrafo Ernst Haas, invitados ambos a entrar en Magnum por Capa, fue la primera fotógrafa en entrar en la agencia Magnum.

Como editora de Magnum conoció el trabajo de Cartier-Bresson: “Creo que estudiando su manera de hacer fotografías aprendí a hacer fotografías por mi cuenta, antes de haber tenido una cámara en la mano”.

En 1951 se casó con el periodista Lionel Birch y se mudó a Londres. En un viaje a Venecia comenzó a hacer fotografías (Quedó instantáneamente claro que desde ese momento en adelante sería fotógrafa) y comenzó a trabajar como asistenta del fotógrafo Simon Guttman.

Divorciada, vuelve a París para lanzar su carrera como fotógrafa y en 1953 presenta sus primeros trabajos a Capa y entra en Magnum, primero para hacer trabajos menores y luego como ayudante y documentalista de Cartier-Bresson y finalmente, en 1955, como miembro oficial.

Durante los últimos años 50 Morath se dedicó a viajar por todo el mundo, cubriendo reportajes en Europa, Oriente Medio, África, los Estados Unidos y Sudamérica, realizando fotos que eran publicadas en Holiday, Paris Match y Vogue.

Morath tenía un vínculo especial con España desde que descubrió el país en los años cincuenta. Publicó fotografías de España en el libro Guerre à la Tristesse, publicado con Robert Delpire en 1955, con motivo de fotografiar los Sanfermines.

Como miembro de Magnum trabajó como directora de fotografía para numerosas películas y, en 1960, fotografiando Vidas rebeldes de John Houston, conoció al que sería su marido Arthur Miller.

Con su traslado a Estados Unidos, durante las décadas de los 60 y 70 Morath vivió más apegada a su hogar, criando a su familia con Miller y trabajando con él en diversos proyectos y disfrutando de una simbiosis:

la extraordinaria habilidad de Morath con los idiomas, permitía a Miller viajar de una forma privilegiada a cualquier país (Inge incluso aprendió chino para viajar a este país), la reputación de Arthur daba a Inge muchas oportunidades de conocer a auténticas personalidades de la élite del mundo artístico internacional.

Algunos de los mayores logros de Morath se aprecian en sus retratos, tanto posados de celebridades como etéreas imágenes de anónimos paseantes.

Durante los 80 y 90, Morath continuó alternando los trabajos por encargo y sus proyectos personales.

Premios:

  • 1992 Gran Premio Estatal Austriaco de Fotografía.
  • 1984 Doctor Honoris Causa de Bellas Artes, Universidad de Connecticut, Hartford, Estados Unidos.
  • 1983 Resolución del Senado NO 295 Estado de Michigan; Homenaje a Inge Morath en reconocimiento a su destacado trabajo como fotógrafa y cronista de la vida humana.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest