Después de mas de ocho años fotografiando con mi EOS 5D, ha llegado el momento de renovar mi cámara. No ha sido una decisión fácil. Durante todos estos años me ha dado muchísimas satisfacciones y la conozco como la palma de mi mano, hasta el punto de fotografiar intuitivamente sin estar atado pensando en como ajustarla. No puedo evitar sentirme culpable, porque la experiencia me dice que cuando empiece con la nueva cámara, dejare abandonada mi 5D.

La primera decisión fue seguir con la firma Canon por continuidad y sobre todo porque tengo un buen conjunto de objetivos Canon en mi equipo que puedo seguir usando con la nueva cámara. La nueva cámara debía ser de 35 mm (fotograma completo) como la 5D. Esto me reducía los modelos entre los que elegir a la EOS 6D, la EOS 5D Mark III o las nuevas EOS 5DS y 5DS R.

La Canon EOS 6D es un modelo mas pequeño, mas ligero y mas económico que la 5D Mark III y las 5Ds/5Ds R. Estos modelos comparten la misma batería y accesorios. Las diferencias entre estos dos grupos de cámaras son mínimas, por lo que si el dinero es la clave, se puede comprar una 6D por un 40% menos que la 5D Mark III y ahorrar aun más frente a las 5Ds/5Ds R. La 6D no tiene algunas de las funciones de las otras tres cámaras siendo la mas destacable un sistema AF mas sencillo, sólo dos modos de “C”, sólo tiene una ranura de tarjeta de memoria y no tiene control de brillo automático de la pantalla LCD. Sin embargo añade otras prestaciones como son GPS y WiFi incorporados que solo aparecen en los otros modelos como accesorios opciones.

Por el tipo de fotografía que realizo, sobre todo de naturaleza y paisaje, me decidí por las nuevas EOS 5DS porque son las reflex digitales en el mercado con mayor resolución de 50,6 MP. Esto supone sacrificar dos pasos ISO porque las 5Ds alcanzan 6400 ISO.

El siguiente paso era decidir entre la EOS 5DS o la EOS 5DS R. Como ya vimos en el articulo del pasado febrero cuando Canon anunció estos modelos, la única diferencia entre ambos es que la 5DS R tiene el filtro pasa bajos neutralizado. Esta característica proporciona a este modelo mayor nitidez que cualquier otro. Ahora bien, corremos el riesgo de que aparezca el efecto moaré de manera más evidente que en el resto de las cámaras. A pesar de ello, me he decidido por la EOS 5DS R ya que al disponer de otra cámara, siempre puedo utilizarla de apoyo en esos casos difíciles en escenarios donde aparecen estructuras repetitivas que generen el efecto moaré. Alternativamente, siempre se pueden utilizar programas de posprocesado de imágenes para reducir este efecto adverso.

Dependiendo de las circunstancias personales, del tipo de fotografía que realices, de si los objetivos que componen tu equipo son profesionales y de alta calidad, etc. puede que el árbol de decisión que sigas sea muy diferente de este.

En un proximo articulo presentare mis primeras impresiones sobre la Canon EOS 5Ds R.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest