Las imágenes que producen nuestras cámaras digitales se codifican mediante números. El componente fundamental de una imagen digital es el píxel, y el número de píxeles que captura el sensor de la cámara determina el tamaño y la proporción de la imagen.

Una imagen digital se muestrea y se le asignan los valores obtenidos en una rejilla de puntos o elementos de imagen, los píxeles. A cada punto o píxel se le asigna un valor tonal (negro, blanco, tonos de grises o de color), que se representan en código binario (ceros y unos). Los dígitos binarios para cada píxel se almacenan con un determinado número de bits que determinara la Ecodificación del tono o del color. Los bits son interpretados y leídos por el ordenador para su visualización o impresión.

Como se muestra en la imagen bitonal de la izquierda, sus dimensiones son de 9 x 13 píxeles, y a cada píxel se le asigna un valor tonal, en este caso 0 para el negro y 1 para el blanco.

La adquisición de una imagen fotográfica digital es la creación de imágenes a partir de los fotones que atraviesan el objetivo y alcanzan al sensor de la cámara formado por una matriz de puntos sensibles, transformando esos fotones en un valos electrico y aplicando un procesado y en ocasiones compresión de los datos obtenidos, y almacenandolos para generar el fichero digital de la imagen capturada.

Según los algoritmos que utilicemos para codificación y procesamiento de la imagen, obtenemos imágenes JPEG o RAW, siendo los más habituales aunque también existen otros formatos de imagen. Entre las ventajas de la imagen digital destacan la inmediatez, la facilidad de posprocesado y su distribución digital en Internet.

El formato de imagen RAW es el más flexible para capturar las imágenes, es un formato de archivo digital que contiene la totalidad de los datos de la imagen tal y como ha sido captada por el sensor digital de la cámara, ya sea fotográfica o de otro tipo. El formato RAW, también conocido cono negativo digital, por lo general no se le aplica compresión de datos o si la lleva, es siempre sin pérdida de información. Debido a que contiene la totalidad de los datos de la imagen captada por la cámara y tiene una mayor profundidad de bits para codificar el color de cada píxel, sus ficheros suelen tienen un tamaño muy grande.

El formato de imagen RAW no está estandarizado, por lo que cada fabricante, e incluso diferentes modelos de cámaras del mismo fabricante generan ficheros RAW diferentes e incompatibles entre si. Una alternativa de código abierto que pretende estandarizar un formato RAW es el Digital Negative Format o DNG de Adobe.

En sentido estricto, una imagen digital en su forma pura no tiene resolución, simplemente tiene dimensiones en píxeles. Sólo podremos hablar de resolución cuando se represente de alguna forma en un monitor, al imprimirla o por cualquier otro medio. Por ello la resolución no es un atributo fijo.

En los siguientes tres artículos profundizaremos en los píxeles y resolución de las imágenes digitales, en el segundo la profundidad de bits, rango dinámico, y color, y en el tercero y último la gamma y mapeo de tonos.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿Por qué no suscribirse al boletín de noticias?

!Sé el primero en conocer las últimas noticias y artículoes sobre fotografía de naturaleza¡

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest